SALUD MENTAL

Familiares incómodos: cómo actuar y establecer límites

¿Qué ocurre cuando mi familiar es quien me está hiriendo y generando inestabilidad en mi estado mental?: el tabú de cortar el vínculo con un miembro de nuestra familia

Créditos: Pexels
Escrito en LA CADERA DE EVA el

Establecer límites es un proceso difícil para cualquier persona; anteponer nuestra salud mental y bienestar es parte del autoreconocimiento y validación de nuestras emociones. Cuando un amigo hace reiteradamente, comentarios negativos sobre nosotros se opta por quebrar el vínculo y priorizarnos, sin embargo, ¿qué ocurre cuando la persona que está haciéndonos daño es parte de nuestra familia?

La familia, es la institución primordial e influye en cada uno de los aspectos de nuestra vida. A nivel social, está predeterminado que se trata del núcleo más importante de todos y dentro de ella, los roles están trazados. La existencia de una jerarquía en los agentes del grupo familiar les permite sostener autoridad sobre otros miembros, por ello, es común que aparezca el conflicto basado en una interacción violenta en diversos niveles, cuando algo nos lastima, es momento de romper las relaciones o bien, buscar ayuda con un profesional, señala el  Manual de Terapia Familiar Sistémica.

La psicóloga Alithia Asturrizaga, señala algunos de los comportamientos que nos indican que ese familiar está desdibujando la línea de tu individualidad y respeto. 

  • Manipulación y exceso de control en la vida personal
  • Manipulación emocional 
  • Señalamientos sobre el físico con intención de ridiculizar
  • Compara o minimiza tus emociones 
  • Divulga intimidades o conversaciones que mantuviste con él/ella 
  • Violencia emocional, verbal e incluso, física
  • Críticas con la finalidad de lastimar 
  • Distanciamiento emocional y poca empatía

 

  • Señalar lo que hiere o molesta

Es común que no exista una relación de total igualdad entre los miembros, pues está dictado por el mismo carácter sistemático social, en primera instancia, hablar sobre un problema que nos aqueja o nos está haciendo sentir excluidos/molestos/ heridos nos ayudará a visibilizar comportamientos que queremos evitar, sin embargo, hay que estar conscientes que podemos responder una respuesta que, tal vez, no esperamos y precisamente de aquí deviene la consciencia de que no está en nuestro deber cambiar a nuestro familiar, pues la sanación es un acto por, y para nosotrxs señala la psicoterapeuta Camila Casm.

  • Recordar que no está en ti cambiar ni sanar a tu familiar

Intentar ayudar a nuestro familiar y adoptar un rol de terapeuta, puede derivar en secuelas (para nosotros), tales como baja autoestima, agotamiento emocional, sentimientos de fracaso e impotencia, ansiedad, codependencia y depresión, señala la revista especializada en humanismo Ethic.

“Es importante señalar que no se trata de ignorar por completo los problemas de nuestro familiar, sin embargo, tenemos que cimentar nuestra ayuda de la mano de un profesional y entender, que en algunas ocasiones, esa persona no necesita de nosotros, por lo que es mejor, cortar el vínculo”, explica el artículo. 

Vivir en constantes situaciones de estrés y discusiones familiares, repercute directamente en el bienestar emocional, por ello, es necesario resolverlo con acciones tajantes y por supuesto, acompañados de un profesional, señala el psicólogo Juvenal Ornelas en una entrevista para el medio Elle. 

“No está en nuestras manos convencer a alguien que deje de tener ciertos comportamientos especialmente, si no está en disposición de hacerlo y eso, está fuera de nosotros. Todos los esfuerzos serán en vano y el método, por más radical que parezca, es el alejamiento de ese familiar que nos está lastimando”, señala Ornelas.

  • Decir no y marcar límites

Desde la educación temprana, se nos muestra que movernos sobre la línea de la complacencia y la amabilidad es un símbolo de ser buenas personas, especialmente, para las mujeres, señala el artículo "Cómo establecer límites a los propios familiares", publicado Siquia, proyecto de Barcelona, España que ofrece servicios de terapia online.

“No molestar a nadie, no opinar más, no alzar más de la cuenta, no faltar el respeto, tolerar malos tratos es parte de lo que se inculca, y por supuesto, se incluye en nuestras relaciones familiares; el sentimiento de culpa y miedo nos limita a decir no”, señala la publicación.

Asimismo, el artículo toca un punto medular y es entender, que nuestros límites no son los mismos que los de nuestro familiar, sin embargo, es necesario siempre apelar al respeto y a una comunicación asertiva firme; no, es no. 

Camila Casm, psicoterapeuta apunta a las siguientes frases que podrían serte de mucha ayuda.

  • “Si continúas con esos comentarios hacia mí tendré que retirarme”
  • “No es apropiado hacer comentarios sobre mi físico, por favor, no lo hagas de nuevo”
  • “Yo no formo parte de este problema, no me involucres”
  • “Aprecio tu preocupación, pero es mi decisión”
  • “No comparto tus valores y creencias, sin embargo, las respeto”
  • "No me causa gracia que se me exhiba de esta manera, por favor, no lo hagan de nuevo" 
  • “Por favor, no hagas más preguntas de este tipo, me ponen incómodo y son personales”
  • “Te pido respeto hacia mis gustos/mi pareja/ mi decisión, tus comentarios me están afectando”

Priorizate 

El autocuidado es una responsabilidad individual que tiene repercusiones en el estado mental y de salud, mejorando la calidad de vida de las personas, señala la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral. 

Esta práctica parte desde nosotros con el objetivo de priorizar lo verdaderamente importante: tú. La Organización Mundial de la salud apunta a que no sólo se trata de satisfacer las necesidades básicas, sino va más allá de eso como por ejemplo, nuestra salud mental. 

Una práctica como esta, puede ser señalada de egoísmo o vanidad, especialmente, cuando se trata de establecer límites con nuestra familia, al respecto, Ana María Franco, creadora del blog Mamáconamor, señala que priorizar la salud mental es un acto de generosidad con nosotros mismxs.

“Un autocuidado bien llevado es un terreno abundante y beneficioso para todos aquellos que lo rodean. Cuando una persona ha identificado sus puntos de bienestar, no siente el agobio por tener que desempeñar roles socialmente establecidos, no pierde con facilidad la paciencia y en general, lleva una vida con mayor tranquilidad y plenitud